Aftercare de tu tatuaje : cuidados y bálsamos


Como Cuidar de Tu Tatuaje

 

El cuidado posterior del tatuaje comienza una vez que se realiza el tatuaje, el artista aplicará una capa delgada de humectante en toda el área tatuada. Luego cubrirán el área completamente con una envoltura de plástico o un apósito.

 

La cubierta protectora de plástico debe permanecer durante al menos unas pocas horas después del proceso. El período de tiempo dependerá del tamaño y la ubicación del tatuaje. La idea es mantenerla protegiendo la piel mientras llegas a tu casa donde deberías lavar varias veces tu tatuaje y dejarlo supurar.

 

Esta cubierta protege la piel abierta de las bacterias, la luz solar y el roce contra la ropa. Así evitamos infecciones, hay que comprender que el tatuaje es también una herida abierta en la piel y hay que cuidarla como tal.

 

En caso de haber utilizado un apósito o Second Skin, dejar la protección de 4 a 5 días máximo, al desprender, hacerlo suavemente para no lastimar el area.

 

El primer lavado

Después de 5 horas, es seguro quitar el vendaje y lavar el tatuaje.

 

 

Después de lavarte bien las manos, puedes lavar suavemente tu tatuaje con jabón neutro y agua tibia con los dedos.

 

La crema hidratante en la piel se desvanecerá y el tatuaje puede parecer como si supurara tinta o una sustancia espesa y pegajosa. Esta reacción no suele ser motivo de preocupación, ya que es solo el remanentes de fluidos y tinta del tatuaje.

 

Después del lavado, debes secar ligeramente con una toalla y posteriormente dejar que se seque al aire por unos minutos. Cuando el área esté completamente seca, puedes aplicar una capa delgada de crema hidratante al tatuaje, pero dejarla descubierta para permitir que la piel respire.

 

Semana uno

Tu tatuaje termina de cicatrizar en aproximadamente 15-20 días, en ese tiempo no olvides mantenerlo hidratado con el bálsamo especial para tatuajes, poca cantidad, cuando lo sientas reseco.

Durante los primeros días, la piel tatuada puede sentirse cálida al tacto y tener una apariencia rojiza. Los colores también pueden aparecer muy brillantes contra el resto de la piel. El tatuaje se volverá menos vibrante a medida que continúe el proceso de curación.

 

Debes evitar sumergir el tatuaje en agua o mojarlo durante las primeras 3 a 6 semanas,      excepto cuando lo lave. Si vas al mar, evitar mojarlo o el sol directo.

 Es mejor lavar el tatuaje solo con los dedos limpios y no con un paño o toalla, lo que puede irritar la piel y eliminar prematuramente cualquier costra que se haya formado.

 A menudo se forman costras en los primeros días, y la tinta aún puede salir a través de la piel y debe lavarse. Es importante no recoger las costras ni rascarse la piel. Cualquier enrojecimiento o hinchazón leve generalmente desaparece cerca del final de la primera semana.

 

Semana dos

Alrededor del comienzo de la segunda semana, las costras comenzarán a desprenderse. Es importante ser especialmente cuidadoso con el lavado y la hidratación durante esta semana, ya que es fácil quitar las costras y dañar el tatuaje.

 

Es probable que la piel sienta mucha picazón durante esta semana, pero no debe rascarse. El bálsamo para tatuaje puede ayudar a aliviar la picazón. Guardar en el refrigerador una crema hidratante también puede aliviar la piel irritada o con picazón.

 

Semana tres y más

La etapa final de la curación puede ser lenta pero requiere paciencia. La mayoría de las costras más grandes ya se habrán desprendido y caído. Pueden aparecer pequeñas costras y trozos de piel muerta, pero estos también desaparecerán a medida que continúe el proceso de curación.

 

Las costras y la descamación de la piel pueden hacer que el área se vea seca y sin brillo. Los colores del tatuaje pueden verse mas pálidos. La aplicación de crema hidratante y la protección del tatuaje del sol ayudarán con estos problemas.

 

Las capas externas de la piel deberían sanar por completo al final de la tercera semana. Las capas internas de la piel pueden tardar más en sanar, pero requieren mucho menos cuidado.

 

La posibilidad de infección se reduce una vez que las capas externas de la piel se han curado, ya que no hay una herida abierta para que las bacterias infecten.

 

Hidratarse regularmente en los meses posteriores al tatuaje ayudará a que se vea brillante y claro. Proteger el tatuaje del sol con ropa mientras se está curando, y aplicar protector solar después de que se haya curado, es especialmente importante en los primeros meses.

 

Rechazo de tinta o alergia

En cualquier etapa del proceso de curación, el cuerpo puede rechazar un color de tinta. Si el cuerpo es alérgico a una tinta, puede formarse una erupción cutánea elevada en la piel. Es prácticamente imposible de prever si alguien tendrá o no una reacción a alguna tinta en específico. Todas las pieles son diferentes y reaccionan diferente, cada una de ellas.

 

Las alergias a la tinta pueden ocurrir porque los colores de las tintas contienen muchas sustancias diferentes. Por ejemplo, la tinta negra contiene carbono y la tinta roja contiene sulfuro de mercurio. Estos elementos son los que hacen que la tinta se quede en tu piel. 

Cualquier persona que experimente un sarpullido en o alrededor de un tatuaje debe visitar a un médico, quien puede identificarlo y tratarlo. La persona también puede contactar a su artista del tatuaje.

Recuerda evitar el roce, y mantener tu tatuaje siempre limpio siempre limpio.

Si sigues estos cuidados no deberías sufrir ninguna eventualidad ni infección en tu piel, y tu tatuaje debe sanar conservando satisfactoriamente los colores.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados